FANDOM


Creo que las cosas no vienen muy bien para el grupo


Informe al grupo de lo que había dicho Fernando y todos estuvieron de acuerdo con dejarlo permanecer con nosotros tras matar a los caníbales.

-¿Qué podemos hacer con la cárcel que esta por acá?-Dijo Órnela en voz alta

-Lo primero que tenemos que hacer es callarnos la boca tenemos a los motoqueros cerca y no creo que duden un segundo en asesinarnos para tomar la isla y además cuando encontremos a Nahuel tenemos que terminar de limpiarla de caminantes dije mirando a uno que caminaba hacia uno de los hombre de Pepe que cayó de un tiro en la cara- Brian debes controlarte solo tiene 13 años se que estas preocupado pero escuchen vos, Leo, Vicki y yo vamos a ir a buscar provisiones a los edificios.

Empezamos a caminar y llegamos a un edificio con las puertas cerradas, era de cristal, le dije a Leo que la rompiera con su hacha para entrar, así lo hizo, cuando entre ultimo al lugar escuche un grito desgarrador, era una mujer, empezamos a buscar de donde provenía ya que estaba haciéndolo cada vez más rápido y resonaba en las paredes, empecé a escucharlo en la puerta de un apartamento el 66 para ser exactos, Leo hizo lo suyo con el hacha y yo entre, una mujer de pelo pelirrojo encorvada con un arma en la mano lloraba

-¿Hola?

-¡VALLANSE!, ¡VALLANSE AHORA!

-Tranquila, explícanos que te pasa, no hay razón para hacer lo que se que estas pensando, seguro hay una solución

-Mi hijo, mi hijo escapo de la Isla Soledad dejándome sola cuando le conté la verdad, el tenia mi apellido yo lo seguí pero lo perdí de vista me pude refugiar acá antes de que esos caníbales me encuentren

-¿Cómo se llamaba tu hijo?-pregunto Leo mirando con compasión a la mujer

-Fernando

-Está con nosotros señora se lo aseguro.-La mujer hizo una mueca parecida a una sonrisa y nos siguió, cuando llegamos al barco no había nadie habían ido a buscar a Nahuel y provisiones, entre solo con la mujer y tuve un presentimiento, no era bueno, baje a la bodega seguido de la mujer y le abrí la puerta allí estaba Fernando jugando con sus pies cuando vio entrar a la mujer le esquivó la mirada, me di cuenta que tenía que irme y cerré la puerta tras de mí cuando bajaba escuche un grito seguido de un sollozo peor era su problema no el mío.

-Volvamos al edificio.- Después de inspeccionar todo encontré una habitación con una maleta a medio hacer y un armario a la mitad cuando los demás llegaron se pusieron contentos de haber encontrado eso.

-Hasta no encontrar una camisa leñadora y un jean no soy feliz-Dije riéndome

-¿Te vas a hacer el fachero? ¿Con quién pendejo de mierd*?- Antes de que pudiera responder empecé a escuchar que alguien golpeaba el suelo recubierto de madera, salí del cuarto y vi a Nahuel, estaba vivo pero le faltaban diente, una pierna y un brazo.

-Nahuel, ¿Quién fue el @=&% que te hizo eso?

-Caa- Canibales-Dijo entrecortado y se desmallo, lo llevamos corriendo a la costa donde murió, lo velamos tristemente todo el grupo y esa noche le pedí a Fernando que nos lleve a buscar a los caníbales, cuando llegamos nos ocultamos le pedí que me mostrara al líder y sorpresivamente los matamos a todos de las peores formas que pueden haber, me acerque al hombre y lo golpe en la boca con el puñal, Brian se me acerco y me pidió el puñal, se lo entregue y nos pidió a todos que los dejemos solos, cuando nos íbamos me encontré con una imagen que nunca creí ver con un revolver en la mano y pegado a su cabeza la señora se había dispuesto a tirarse un tiro

-No lo haga

-Si mi hijo me odia no tengo razón para vivir.-en ese momento un disparo rompió el silencio, Pepe estaba sonriendo otra vez con su sonrisa de maniático con el arma levantada.

-Iba a hacerlo de todas formas.

-¡MALDITO HIJO DE REMIL PUT*!-grito Leo, en ese momento Brian apunto a uno de los secuaces de Pepe de la misma manera que había hecho antes con su jefe, estaba apuntando a Alexandro.