FANDOM


Órnela y Camila estaban dolidas por la muerte de sus hermanos, Julie por la traición de Leo, por lo demás todo marchaba bien, me había acercado mucho a Órnela y pasábamos mucho tiempo juntos, Julián había encontrado un cochera llena de herramientas, mi madrina estaba de 2 meses de embarazo.

-Santiago, Órnela, Camila, Eze y Quique vengan conmigo tenemos que ver esa cárcel- subimos al camión, en la parte de atrás Eze y Camila no paraban de besarse parecía que tenían pegamento pronto llegamos al lugar, que estaba todo abierto y de fácil acceso, entramos, mate un zombie, fuimos mas adentro donde se suponía tenían que estar las armas y el combustible. Les dije a Quique, Órnela y Santiago que buscaran por el lado norte y nosotros por el área sur, después de un rato me di cuenta de que caminaba solo, empecé a escuchar risitas a unos metros en una celda desenfunde el revolver y entre, Camila y Eze se estaban besando y este ultimo le estaba desprendiendo lo botones de la camisa.

-¡BUENO! Ustedes sigan, a mi que me coman lo caminantes.-Camila se vistió a toda prisa.

-Enserio amigo sos de arruinar lindos momentos.-puse los ojos en blanco y espere a que salieran, llegamos a un punto sin luz y le pase una linterna a Camila, seguimos caminando y una cantidad preocupante de zombies nos rodearon, Eze protegió a Camila y mato a todos los caminantes de la derecha y yo los de la izquierda.

-Miren esto-Dijo Camila, habíamos encontrado la entrada al garaje- hay como 5 colectivos 20 coches de policía y… ¿un tanque?-Entramos y matamos unos caminantes soldados, pensé que algún día ellos sonrieron porqué obtuvieron un buen rango en el ejercito británico, malditos nos habían robado esas tierras, pero había que aceptar que las Malvinas estaban un poco desabitadas antes de la guerra, pero no era momento de pensar en el pasado, estaba ahí en ese momento, en el Apocalipsis zombie algo que me había atrapado a los 10 años y que ahora estaba viviendo. Empecé a buscar en los coches de policía junto a Cami.

-¡Woow!- Exclamo al abrir un baúl y encontrar 5 escopetas, 2 rifles y municiones para los mismos, me fije en la gaveta de uno y encontré un revolver Desert Eagle 9mm con 4 balas.

-Eso no es nada junto a lo que acabo de encontrar yo.- Dijo Eze, había encontrado el compartimiento de las armas, parecía saqueado, pero aun le quedaban como mínimo 12 rifles, 20 ametralladoras, unas 30 pistolas y suficiente munición para todas las armas.

- Nico, enserio ya tenemos muchas armas, agarremos algo de cada cosa y todas las municiones.-Decidí no preguntar porque, subí al tanque y entre, busque algo que pudiera servir y ante mi sorpresa, una cantidad de mas o menos 30 granadas había dentro del tanque, las guarde en mi mochila, no encontré nada mas entonces salí del tanque.

-¡OTRA VEZ BESANDOSE! ¡NO SE LOS PUEDE DEJAR SOLOS UN SEGUNDO!

-Bueno perdón ¿Encontraste algo?-Los mire con ganas de abrazarlos y al mismo tiempo golpearlos.

-30 granadas

-¿¡30 GRANADAS!?-dijeron al unísono, se las mostré y las subimos a un coche junto con las armas, además Cami había encontrado unos bidones de combustible.

-¿Qué encontraron?-Les pregunte a Quique y los demás- ¿¡QUÉ LES PASO!?

-Santiago nos salvo la vida…-Dijo Quique limpiándose la sangre de la cara- Es muy valiente- dijo Órnela mirando a Santiago que estaba empapado de sangre.- Por otro lado, encontré esto, 16 Walkie-Talkies, y 2 radios para conectar a los autos, si los puedo sincronizar, engancharían perfectamente con la del camión y la de jeep, con los handies alcanza para cada uno, están sincronizados, pero por ahora va a ser uno para vos, uno para mi y uno para Vicki los otros los voy a guardar en el camión.


Mas tarde cuando volvimos a nuestro lugar, vi que Julie cuidaba a Fernando y Mari en la plaza. Escuche el grito de Agostina-Olas a lo lejos, debe ser un tsunami.-