FANDOM


Vi las horribles escenas desde la torre, baje a toda velocidad y me acerque a Eze.

-Amigo, hermano-Decía arrodillándome al lado del cuerpo de Camila Miranda, seguía siendo bella pese a tener un agujero a un costado de la cabeza.-Entiendo lo que se siente, si quieres hablar…- No pude terminar la frase, Eze me estaba apuntando con la Glock.

-Solo… aléjate.- Lo entendí perfectamente y me aleje, le di el rifle a Daniela, seguí caminando, pensé que lo mas lógico era avisarle a mi novia de la muerte de su hermana.

-Emm… Órnela tu hermana-Me miro con una sonrisa y me di cuenta que esa hermosa sonrisa se borraría- Melina… Le… Disparo, enserio lo siento mucho, Eze esta con ella.-Su sonrisa quedo donde estaba y de apoco se fue desvaneciendo mientras unas lagrimas brotaban de sus ojos, se fue corriendo del lugar.

-¡Nico!, ¡Nico!-Gritaba Agostina-Tenemos que hablar, muy seriamente.

-¿Otra mas? Es una tras otra loco ¿Qué pasa?

-Nada solo quería decirte sobre la rubia, estamos jodidos, en cualquier momento pueden llegar y masacrarnos a todos, muchos no saben disparar, Julián, Órnela, Santiago entre otros, Daniela yo les enseñamos…-Entramos a la casona y estábamos subiendo a la habitación-… ¿Tenés algún plan? Voy al baño ya vuelvo- Salio de la habitación y escuche un grito y un disparo, fui corriendo, y me encontré con otra tragedia mas entre hermanas, Belén estaba sangrando, tirada en el piso, también tenia una soga alrededor del cuello.-¿Qué mierda paso acá?- Dije, Agostina le estaba presionando el pecho a su hermana que no respiraba.-Si no podes, dale respiración boca a boca.-Belén después de los intentos de su hermana empezó a respirar.

- ¿Cómo hago que deje de sangrar?

-En la casa de Leo, en el baño esta lleno de medicamentos y cosas para coser, corre rápido.-LA vi correr y escuche el ruido de un barco, salí afuera y vi a Juan Alberto bajando del barco, y lo mismo Alejandro y Fernando.

-Hey Quique, hace tiempo que quería pedirte un favor.-Le dije a mi padrino

-Si… Si ¿Qué favor?

-¿Me enseñas a manejar?-Asintió con la cabeza y fuimos a buscar el jeep.



-No, no, no, estas haciendo todo mal, tenés que poner punto muerto, girar la llave y apretar el acelerador.

-Quiero manejar motos

-Te voy a enseñar cuando aprendas a usar autos.- Afirmé con la cabeza y vi a lo lejos a Eze cavando un pozo-Espérame ya vuelvo-Cuando me acerque a Eze este me miro y no dijo nada.

-Creo que Juan Alberto podría organizar el funeral amigo, y después algunos digamos algunas palabras en su honor.

-No te metas ¿Si? Esta bien haremos eso que dices pero enserio déjame tranquilo.



Bueno, amigos estamos acá para despedir a nuestra compañera Camila Miranda, asesinada por una zorra-Julie rió, Daniela le dio un codazo- no la llegue a conocer bien, pero era una gran persona, si no, no creo que haya llegado a tener de novio a este muchacho tan valiente, noble y piola como Ezequiel Ortiz-Bese a Órnela que sollozaba, Alejandro y yo enterramos el cuerpo de Camila.



-¿Alguien ha visto a Leo?-Dijo Santiago

-Hace como 2 horas que no lo veo- RespondióAlejandro

-Eze, tranquilízate, se que sientes la muerte de Cami pero tienes que seguir con la frente en alto. Ven conmigo a la casa de Leo-Me fulmino con la mirada. Cuando llegamos, todo parecía normal, me acerque a su habitación y vi sobre la cama una carta, la abríy me quede sorprendido con lo que veía "Ya no tengo ganas de vivir sabiendo que lo único que me daba ganas de vivir ahora me odia, así que iré a combatir a los caminantes que queden en la isla esperando a que me muerdan, Julie te amo y siempre lo hice si hubiese vivido màs quizás hubièsemos tenido hijos, nico te dejo el mando en el grupo, y Pepe, ¡te veré en el infierno cobarde drogadicto, y también a la estúpida Melina! así despertaré de esta pesadilla infernal y todos estaremos en nuestras casas con nuestras familias" fui a buscar a Julie.

-Creo que deberías ver esto- Le dije entregándole la carta, unas lagrimas se derramaron por su rostro.

-No se Julie… Pero no lo voy a dejar morir así.

-Nadie lo va a dejar morir así-Dijo Julián.

-No se deja a nadie atrás-Dijo Daniela mirando a Julie.

-No va a morir, lo voy a buscar-Dijo Julie.

-Voy con vos.



Tomé el coche de policía que habían dejado estacionado, mi revolver y una motosierra, me aleje 12 millas de donde estábamos y vi como unos 50 caminantes, baje del auto y mate a todos los que pude con el revolver, lo enfunde de nuevo y prendí la motosierra, se acercaban a mi hambrientos de sangre, con ganas de matar, con esas insaciables ganas de sentir sangre en sus dedos muertos, si algunas vez fueron personas, ya no me importaba, eran un peligro para el grupo y mi opción de muerte. Mataba uno a uno, los rebanaba por la mitad y su sangre podrida salpicaba mi cara, sentía el vibrar de mi arma, si eso era hermoso justo lo que necesitaba matar…

-Creo que… Ya aprendiste a volverte hombre inútil.

-Cállate Dwight.

-¿Porque? ¿Me harás lo mismo que a todos los cadáveres que tienes a tus pies? Si lo vas a hacer ¡DALE! ¡Hazlo ahora! Maldito cobarde ¡AHORA!-No aguante sus gritos de imbecil, ataque y solo mate a 3 zombies, se rió y se poso delante mió-¿Todo lo que tienes?-Le enterré la motosierra pero solo atrape a 2 caminantes a los que mate alzando el arma mortal. Mire a mi alrededor, no había zombie por matar ni…Dwight

-¡SI! ¡ESO ES! ¡CORRE COBARDE!- Me mire y estaba lleno de sangre, transpirado, y con una cara de asesino serial cuando me fije en el espejo del auto al que después subí otra vez fui a la ciudad vecina, estos si eran muchos, toque bocina varias veces y se agregaron mas, atropelle a varios, y me baje del coche, seguí matando a todo zombie que se acercaba, abrí el baúl del coche de policía y había una escopeta con 12 balas, mate a los que pude con eso y encontré una bala para mi revolver, me serviría mas tarde, seguí por los demás pueblos matando a las hordas, y llegue a la costa, el sol caía y se reflejaba en el mar… Julie y yo fuimos una vez a Mar del Plata, el paisaje era el mismo…

-¿¡PORQUE!? ¿¡PORQUE DIOS!? ¡NO TE HICE NADA PARA MERECERME ESTO BARBA! ¡ME INTENTE MATAR Y NO ME DEJASTE! ¡NO ME QUIERO PELEAR CON VOS BARBA, DEJALO AHÍ, DEJALO AHÍ, DEJALO BARBA!- Mire el arma y la cargue con la única bala que quedaba.

-Si tenés un plan para mi… solo decimelo ahora.

-¿Te rendís? Jajajaja miran todos el pibe valiente se rinde se quiere tirar un tiro, solo déjame hacerte los honores-Agarre la motosierra que cargaba en mi espalda y la encendí, me di vuelta y ataque, el ex preso esquivaba los golpes con toda facilidad, desenfundo su revolver y me apunto, grite y le corte la mano, me golpeo con la otra y me pateo, caí al suelo y salio corriendo. Estaba en el fin del mundo. Me levante con la cara sangrante y vi descorcentado que Nico me miraba con una cara de felicidad, sorpresa y satisfacción. Me acerque y le dije.

-A nadie

-A nadie-repitió.